Follow by Email

sábado, 17 de agosto de 2013


El Quetzalcoatl moderno


La mayoría de la gente, especialmente la que es creyente del catolicismo, tiene la ferviente esperanza de que un día (no saben cual), el Mesías va llegar a la tierra y va librar de pecado a todos los que creen en él. Pero el gran enigma es ¿cómo es su aspecto? Nadie lo sabe, solamente se saben suposiciones, por ejemplo, la que tenían los antiguos pobladores de México; ellos esperaban el regreso de su dios Quetzalcoatl, pero al no tener una imagen de él, no sabían cómo era, así, que el día en que los españoles llegaron montados sobre caballos, los creyeron seres superiores, o mejor dicho, una de las posibles transformaciones que realizaba Quetzalcoatl y por lo tanto, se rindieron a sus pies.

      No se conoce a ciencia cierta cuál fue su aspecto físico, pero el que es más comercializado es que fue un hombre de piel blanca, ojos claros, alto, con barca y con cabello castaño claro. Y viendo estas características, son muy similares a los rasgos de Hernán Cortés cuando llegó a México.  Así que si en estos días aparece cualquiera con alguna de estas similitudes, no faltara quienes crean que ante sus ojos está el verdadero Mesías que los librará de todos sus pecados.

     Quizá los dos párrafos no sean tan relevantes, pero para mí sí lo son, después de haber leído y comentado en clase la obra de teatro de Luisa Josefina Hernández llamada  Quetzalcoatl, que de acuerdo con la autora, tiene un fin didáctico. Estoy totalmente en desacuerdo con lo anterior, puesto que si la obra es leída por un espectador cualquiera, le van a quedar "huecos", es decir, no va lograr identificar quién es tal personaje, o tal lugar. Me parece que es una obra que va dirigida para aquellos que tienen conocimientos sobre Literatura, Historia y Antropología, puesto que la lectura para ellos se vuelve muy ágil. Y por lo tanto, está en un gran error en decir que es didáctica. El posible fin didáctico implícito que tiene es en la parte final, cuando salen a escena el maestro, el fraile y los alumnos, y hacen referencia que un día, a final de cuentas, va llegar el Mesías.

     En clase no alcancé a comentar algo sobre los huesos que Quetzalcoatl va a buscar: los de hombre y mujer, que a partir de ellos se iban a crear a los seres perfectos. Recordemos que al Nagual se le caen y se mezclaron; cuenta la leyenda o mito, que es a partir de esa mezcla cuando surgen las diversas preferencias sexuales. Cierto o falso, tiene algo de lógica.
 
      Debo advertir a mis futuros lectores que me declaro enemiga de la teoría y espero no defraudarlos cuando emita algún comentario relacionado a ella; y escribo esto porque en esta ocasión ha llegado el turno de hablar de Anne Ubersfeld, titulado Semiótica teatral relacionándola con la obra teatral que tocó leer para esta semana y también con posteriores, la teoría siempre va estar como nuestro auxiliar para lograr un entendimiento mejor.
   
       El sistema de signos es lo que predomina en la obra de Hernández y que es de suma importancia para Ubersfeld en su texto anteriormente citado. Todos esas imágenes (signos) de que se mencionan a lo largo del texto, están cargados de significados pero vuelvo a lo mismo, no todos van a lograr entenderlos al momento en que sea representada la obra, si al momento de leer el texto, el lector se ve obligado a realizar una pausa y buscar qué son, teniendo como resultado una lectura cansada y enriquecedora a la vez.

2 comentarios:

  1. Me parece que la cuestión del mesianismo es común a todas las religiones y la variantes están en función de si él regresa o los elegidos irán a su encuentro. Por otra parte, hay estudios recientes que sostienen que la construcción o asimilación de los españoles como dioses o teules, fue a posteriori de la conquista. Y fue hecha por las élites de los pueblos mesoamericanos con varios propósitos: justificación de la derrota, de creación de sentido ante la increíblemente rápida caída de su mundo conocido, y vinculación (a priori) con el catolicismo. No me queda muy clara la idea de que "si en estos días aparece" alguien con esas características físicas, "no faltara quienes crean que ante sus ojos está el verdadero Mesías". Creo que con esas cualidades hay muchas personas y hasta he visto a un par en la UACJ, curiosamente sin fieles que lo sigan.
    Por último, la crítica que haces sobre el supuesto "didactismo" de la obra es acertada. Y a mí también se me olvidó decir algo sobre los huesos sagrados. En el original (Códice Chimalpopoca) Quetzalcóatl se sangra su miembro sobre la vasija de barro que contiene los huesos. Y de ahí la forma humana y el sexo. Algo que ya quisiera ver en escena.

    ResponderEliminar
  2. Qué fuerte escena!!! Pero sería muy fantástico verla representada, ver el impacto que causaría en los espectadores. Y con lo de "si en estos días..." quise decir como la gente se deja convencer por cualquier charlatán que se auto-proclame el Mesías, ese poder que tienen para burlarse de la fe de las personas.

    ResponderEliminar