Follow by Email

sábado, 19 de octubre de 2013

La última



Al parecer todo indica que esta es la última Malinche que se verá en el curso (la Malinche era mejor que Cortés); esta obra fue escrita por el dramaturgo chihuahuense Víctor Hugo Rascón Banda (1948-2008) y puesta en escena por Johann Kresnik (1939- )

      Aquí la historia gira alrededor de tres Malinches, que evidentemente son la misma pero en diferentes etapas de su vida: joven, adulta y vieja; la historia inicia en el Congreso de la Unión en donde una diputada (la Malinche) pide que su nombre forme parte de él, puesto que gracias a su ayuda se logró que su nación progresara; pero gracias a su irreverente propuesta, le propinan tremenda golpiza. Un diputado también sube a pedir que se escriba con letras de oro el nombre de un gran hombre, que fue él que realmente transformó la nación: Hernán Cortés. 

     Lo interesante y raro a la vez, es que la Malinche acude a una psicoanalista, pero ambas están desnudas; la verdad no le encuentro sentido a que las dos estén de esta manera, pero como dato extra, debo escribir que Kresnik es un director extravagante, para muestra la foto de arriba en donde se ve a la Malinche envuelta en una boa. A decir verdad, la obra está llena de escenas que la mayoría va catalogar como fuertes, un ejemplo de ellas, cuando la Malinche está diciéndole a Cortés que no funciona como hombre, que así como se jacta de ser un buen guerrero.

     No hay que dejar de lado la teoría correspondiente a esta semana: Herbert Lindenberger, llamada Historical Drama.  Si tratamos de ver algo verdaderamente histórico dentro de esta obra lo veo un poco imposible por las siguientes cuestiones: en ningún momento se puede imaginar a la Malinche pidiendo que se le considere como parte de la historia, así como una especie de Mujer Maravilla; peor aún, a una Malinche que necesita consejos y acude a una psicoanalista. O a la inversa, a un Cortés que se le considere un héroe, aunque a diferencia de la Malinche, él trató de cambiar la historia a su favor (ya lo vimos con Leñero). Queda claro que Rascón Banda adaptó a la Malinche a su respectiva época,  pero cayó en la exageración con los toques que le dio Kresnik.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario