Follow by Email

domingo, 13 de octubre de 2013

!Un volado!



¿Cuántas veces hemos jugado un volado? ¿Águila o sol? Creo que todos. La obra de teatro de Sabina Berman lleva por título Águila o sol, publicada en 1984, en donde nos cuenta (una vez más) la participación que tuvieron Hernán Cortés y la Malinche en México. Afortunadamente Berman nos los presenta muy diferente: por ejemplo este Cortés al hablar mezcla en el castellano algunas palabras en inglés y una que otra en latín. Berman introduce un coro y un mariachi (son mejor que los que aparecen en Corona de fuego). El pasaje histórico que nos muestra es muy sencillo y lo redacta de una manera muy cómica, o mejor dicho, introduce personajes graciosos como los cómicos del teatro callejero o el hijo que quema la casa porque su madre se niega hacerse católica.

      ¿Y de dónde viene el título de esta entrada? Considero que los pobladores que sobrevivieron al feroz ataque de Cortés debían convertirse al catolicismo o practicar su antigua adoración a los dioses, así que decidir esto se volvía un volado, aclaro que en sentido figurado, porque obviamente debía ganar el catolicismo de alguna manera u otra.

    Un punto que no hay que dejar de lado y como cada semana, es el relacionar esta obra con el texto teórico, y esta ocasión el asignado fue uno que a pesar de ser muy extenso es fácil de entender: "Elementos de dramaturgia (para el análisis)" del autor García-Barrientos. Este texto estudia: Escritura, dicción y ficción dramática, el tiempo, espacio, personaje y visión. Si intentamos relacionarlos con la obra ya citada de Berman encontramos muchos aspectos, por ejemplo, el espacio, ¿qué encontramos? Primeramente encontramos otro teatro dentro de esta obra (metateatro) y está representado por una tarima pequeña en donde los actores realizan sus mini-presentaciones, por citar alguna, la que realizan con marionetas en donde aparece la Malinche tratando de explicar qué es el catolicismo y por qué deben ser creyentes a él. Para esto, hay que destacar que en una acotación (ya no serán llamadas didascalías como antes), o mejor dicho, en una página introductoria, la autora aclara que el espacio en donde debe representarse la obra debe de ser de cinco metros por tres metros, desde mi perspectiva me parece pequeño y más aún si le sumamos el  espacio que ocupa la tarima, debo confesar que la primera vez que leí la obra me pareció sumamente absurdo, sentía que reducía de alguna manera los movimientos de los actores, pero hoy lo veo de otra manera, siento que esa reducción ayuda a que la atención del espectador se centre en la representación y  se distraiga observando alguna otra parte del escenario. Siguiendo por la línea de las acotaciones, me parecen muy claras y ayudan al lector a imaginarse la escena tal vez cómo realmente la soñó Berman.

      Por el lado de la utilería, hablemos un poco sobre un banco que se aclara que debe aparecer en escena, banquito en donde se subirá Moctezuma a dar uno de sus discursos, esto evidencia nuevamente que el escenario no está adecuado del todo, por eso el utilizar dicha herramienta que ayuda a dar altura al rey y mostrar la supuesta inferioridad que posee ante los demás. Uno más sería el telón que se supone está cubriendo la pequeña tarima, cuando van a usar la marionetas.
     Es un texto que da mucho para analizar y es sumamente divertido y recomendable.

1 comentario:

  1. Creo que estructurar tu entrada a partir del título de la obra, que en la clase lo pasamos por alto, fue genial. Y no creo que el catolicismo haya ganado de una forma u otra ante ese "volado existencial" que enfrentaron los conquistados. Pero en fin, lo divertido y recomendable de la obra no está en cuestión.

    ResponderEliminar