Follow by Email

jueves, 7 de noviembre de 2013



En esta ocasión tuvimos la oportunidad de leer una gran obra que fue escrita por Elena Garro, La dama boba que toma como referencia La dama boba escrita por Lope de Vega en la época del Siglo de Oro. Y digo "referencia" porque es una escena la que Garro reproduce y que servirá como eje para el desarrollo de la trama principal. Dicha escena elegida da inicio a la obra de Garro y se trata de cuando están enseñándole a Finea algunas letras y por no aprenderlas bien, su Maestro le pega en las manos y ésta se molesta, pero se trata de una representación por parte de un grupo de teatro de México que anda de gira por los pueblitos del centro del país. De manera extraña desaparece justamente el actor que le da vida al Maestro en escena y los actores piden ayuda a su público para encontrarlo. En el segundo acto, se descubre que el Maestro ha sido secuestrado por el alcalde de Tepan, Avelino Juárez, creyendo que realmente era un profesor y así, ya su pueblo recibiría una educación: aprendería a leer. La única condición sería que las clases tenían que ser justamente como las vio en Coapa: las mismas ropas y toda la gente sentada poniendo mucha atención. Francisco, nombre del actor, insiste que todo era una representación y que se tiene que ir, pero Avelino le pide que tiene que letrar a su gente, especialmente a su hija Lupe, así que no tiene otra opción que resignarse y volver a representar aquella escena que aparece en el primer acto, que Avelino confundió con una sesión de clases. En el tercer acto, Francisco está metido en su papel de maestro y ya los habitantes saben leer, pero Lupe es una joven inusual, habla demasiado, se puede decir que es una ignorante, o al menos eso trata de parecer. Francisco ha entablado una amistad con ella que va a desencadenar en amor. Finalmente aparece el grupo teatral al que pertenecía Francisco con la intensión de llevárselo, pero ahora él no se quiere ir sin Lupe, la dama boba mexicana, que se queda sin su amado.
     
       En esta obra se puede apreciar una parte de la cultura popular mexicana. por ejemplo, cuando están lamentándose la desaparición de Francisco; Tara, Lucha y Marta se ponen nostálgicas y comienzan a cantar "La vida no vale nada" de José Alfredo Jímenez, entre otras más de este mismo cantautor mexicano; debe suponerse que cuando la obra sale, este artista era ya muy popular. Un aspecto sumamente importante es que este texto pone en manifiesto cómo los pequeños pueblos eran mal vistos por el gobierno presidencial, es decir, no les daban ayuda, y justo por eso el alcalde decide secuestrar a un maestro para atacar un problema que sus superiores se han negado a solucionarle. Otro más es cómo las compañeras actrices de Francisco se refieren tanto a los habitantes de Coapa y de Tepan, ponen en manifiesto que percepción tienen la gente de la ciudad sobre la gente de los pueblos. Además, Garro introduce algo mágico o mitológico, cuando el papá de Lupe habla de los tipos de mujeres que predominan en su pueblo, diciendo que el tipo de ella, la múltiple, es la mejor de todas. Por su parte, la historia de amor sin final feliz, no demuestra mas que el campo y la ciudad nunca se mezclaran, por más intentos que se hagan, las personas no van a cambiar y mucho menos combinarse, el resultado puede ser fatal.

     Y me falta escribir qué es lo que une a las dos obras (que es muy evidente): que tanto Lupe y Finea, son dos mujeres sumamente inteligentes y hermosas, que actúan para evadir un tanto la realidad, por ejemplo, Finea de Lope estaba destinada a casarse con Liseo, un indiano al que no amaba pero que éste rechaza por parecerle demasiado tonta; mientras que sí Lupe se muestra inteligente e hija de un alcalde, seguramente muchos hombres se disputarían su amor con tal de estar cerca de su padre y así poder aspirar a un cargo político.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario