Follow by Email

jueves, 21 de noviembre de 2013

La Ronda de la Hechizada


La ronda de la hechizada es una obra de teatro (farsa) escrita por Hugo Argüelles en 1967 y es seleccionada como la obra para inaugurar las Olimpiadas Culturales de ese mismo año. Esta obra no es de las más famosas que tenga, ya que es más reconocido por Los cuervos están de luto. A pesar de que estudió medicina, tuvo una participación activa dentro del mundo del cine, realizando algunos guiones con Emilio Carballido y ya de manera individual para las cintas: La primavera de los escorpiones (1971), La sirena de barro y Concierto campestre (1981 ambas cintas). 

        Un dato curioso desde mi punto de vista, es que Arguelles logró que los personajes de su obra los interpretaran actores que para su época ya eran considerados buenos, y que con el pasar de los años terminarían siendo grandes estrellas del cine: Elsa Aguirre, Ofelia Guilmain y Gonzalo Vega.

           Hablando de lleno de la obra, la cual se desarrolla en el patio de un convento en donde están dos frailes murmurando sobre la llegada enigmática de una mujer a su hábitat; esa misteriosa dama es Dominga del Parián, quien fue enviada a México por el rey de España, ya que ella es una excelente actriz en su patria; Dominga es mal vista por los frailes, y no por su apariencia física, sino por el oficio que práctica, puesto que basta recordar que el que una mujer formara parte de una compañía actoral era mal visto, no era una actividad digna para una mujer. Dominga como buena extranjera está ansiosa por conocer el nuevo país, pero los frailes le piden que acuda a ver a unos hombres que están condenados por sus creencias. Lo que no saben estos hombres es que Dominga anda en busca de un mito, mito que también creen los condenados, por lo tanto, ella se siente plenamente identificada con ellos. A la protagonista la impacta el ver cómo son ejecutados los hombres que minutos previos había conocido...

          Debo reconocer que la teoría de esta semana fue sumamente fácil de entender y de ubicar en esta obra, ya que la obra da previamente créditos a los textos que le sirvieron como guía para crear la parte histórica, dichos textos son citados al principio por Argüelles y esto hace que se crea un poco que, en este caso, la conversión cristiana fue sumamente cruel y dura. Pero recordemos que se trata de una farsa, en donde se puede minimizar o agrandar un hecho ya sea ficticio o real.

1 comentario:

  1. No entiendo lo que comentas sobre la teoría. Aquí tocaba utilizar el texto de Roberto González Echevarría, que creo no era tan sencillo.

    ResponderEliminar